Una definición como tal sería la de una fotografía de algo que aún no se ha construido, es decir de algo que todavía no existe, que aún es un proyecto o una idea. ¿Pero que quiere decir esto? La infoarquitectura o infografía 3D como se conoce aquí en España, surge de la necesidad de saber más del proyecto, una información que los planos no te pueden dar. Es una manera más detallada y concisa de comunicar al cliente con anterioridad como va quedar su proyecto antes de que este terminado, de enseñarle su proyecto o vivienda en una imagen o fotografía 3D totalmente realista.
En realidad no tenemos un nombre concreto para lo que hacemos, hay bastante confusión en cuanto a este detalle. Aquí en España nos suelen llamar infógrafos, diseñadores 3D e incluso arquitectos 3D. Para el resto del mundo, como he podido leer en alguna web, somos Visual Architect, Archvisualizer (es un término nuevo que nace de juntar Architecture y Visualizer, que es como denominan fuera a los infógrafos) o resumiendo CG Artist (artista de gráficos generados por ordenador).
En primer lugar, el interesado se pone en contacto conmigo pidiéndome este tipo de imágenes 3D, también llamado infografía 3D o RENDER, para poder comenzar con el proyecto necesito información sobre el mismo, en este caso normalmente suelen planos, memoria de calidades y materiales que me proporcionaría el interesado. Con esta información ya puedo ir levantando virtualmente muros, paredes, suelos, techos etc. mediante las últimas tecnologías en cuanto a software 3D.

Una vez terminado este proceso, coloco las cámaras donde creo que van a salir mejor las imágenes 3D y comienzo con los detalles, es decir, muebles, luminarias, carpinterías … y voy aplicando los materiales y texturas que previamente me ha indicado mi cliente, los cuales tienes que ser lo más reales posibles. A continuación se ilumina la escena, colocando todo tipo de luces que reproduzcan una iluminación lo más cercana posible a la realidad, este es el proceso para mi más importante, puesto que es lo que le va a dotar de realismo a las imágenes 3D que entrego a mi cliente, es lo que hace que parezcan una fotografía real.

Terminado todo esto, lo que hacemos es renderizar, es decir el programa procesa todos los datos que hemos metido en el trabajo para crear la imagen o render definitivo del proyecto, donde podremos comprobar con todo lujo de detalles como va ser lo que se va a construir.
Normalmente suelen ser arquitectos, constructores, ingenieros que necesitan en primer lugar ver como va quedar su obra, pero que al mismo tiempo pueden utilizar como complemento a su proyecto para mostrarlo a sus clientes o para la venta inmobiliaria. Pero no solo ese sector, sino también cualquier persona que tenga una idea o proyecto y quiera visualizarla como sería en realidad.
Se contratan no solo porque ya estás viendo tu proyecto antes de empezar a construirlo y ver como quedan todos los detalles y materiales que vas a usar, sino que sirva para ver si te gusta o no como va quedar tu construcción, tu vivienda, y así poder hacer modificaciones en el mismo, corregir errores y asegurarte que lo que vas a empezar a construir va tener el resultado que quieres y deseas.

Además de para eso para mejorar su venta inmobiliaria, para explicar tu diseño mediante imágenes y que le sea más fácil al comprador a la hora de tomar una decisión, para mostrarlo en concurso y para que tu proyecto se aún más completo de lo que ya es.
En nuestro trabajo no existe un precio predeterminado, no hay una lista de precios ya establecidos. Debido a que nuestro trabajo es visualizar aquello que aún no existe, ya se una casa, edificio, objeto o un mueble, nuestros precios varían siempre en virtud de las dimensiones del proyecto, de los detalles que tengan, la dificultad, así como del número de imágenes 3D o renders que quieran realizar.

De ahí que para que podamos realizar un presupuesto, solemos pedir al interesado los planos del proyecto, para así no solo hacernos idea de la magnitud del proyecto, si no también poder hacer una estimación aproximada del tiempo que podríamos tardar el realizar el trabajo.
Si, por supuesto, no solo se puede mostrar un proyecto mediante imágenes 3D estáticas, también se puede hacer una animación 3D o presentación en vídeo de tu proyecto.

Se trata de a todo el proceso que hemos explicado antes para realizar las imágenes 3D, habría que sumarle un proceso de animación 3D, darle movimiento a las cámaras que hemos utilizado para hacer las imágenes estáticas, creando así un recorrido virtual dentro del proyecto. Es un proceso más laborioso que requiere de más tiempo de producción, se utiliza en proyectos de mayor importancia y darle todavía más realismo o más vida al proyecto de lo que podría dar una imagen 3D estática.

Otra forma sería mediante un Tour o visita virtual 360º, su proceso es el mismo que en las imágenes 3D estáticas, pero con la diferencia que al ser un render panorámico a 360º habrá que modelar y texturizar todo lo que haya en la escena para que no queden espacios en blanco. De esta forma el cliente podrá interactuar con el proyecto pudiéndose mover de un lado a otro del mismo, como si estuviera dentro de la escena. Es una forma muy atractiva de ver o enseñar tu proyecto, e incluso diría que divertida.

También existe otra manera más de visualizar tu vivienda o proyecto, se trata de los planos 3D, esto consiste en ver todo el conjunto de tu vivienda mediante una sección 3D en perspectiva, su proceso es el mismo que en los casos anteriores, salvo que en este caso no vemos imágenes de cada estancia de la casa por separado, sino que vemos toda la casa, con todos sus detalles, en una misma imagen 3D.

De todos estos ejemplos de visualización arquitectónica, podréis ver ejemplos en la sección de proyectos de mi web.
Esto es otra de las secciones o servicios que ofrezco en mi web. El Producto 3D no está directamente relacionado con la infoarquitectura o infografía 3D, no visualizamos construcciones, aquí visualizamos objetos, cosas o elementos que aún son un proyecto o una idea. Su proceso es igual que en la infografía 3D de construcciones, se modela el objeto, se texturiza, ilumina y finalmente se renderiza para sacar la imagen 3D de ese objeto.

Con esto quiero decir que podemos realizar imágenes 3D realistas de muebles, piezas industriales, objetos de decoración, objetos y cosas de la vida cotidiana, así como un invento que tengas en mente y quieras ver como es en realidad y usarlo para su venta o exposición antes de ser fabricado. Al igual de imágenes se pueden hacer vídeos o animaciones 3D de tu producto.